Laguna Blanca - Catamarca.jpg

Dentro del universo de las fibras animales, la más fina del mundo y por ende la más cara y exquisita, se encuentra en nuestro país (apróximadamente un 25% de la población mundial). Se trata de la vicuña. Un camélido pequeño, bello ejemplar del antiplano y extremadamente ágil -corre a 50 km por hora, salta a dos metros de altura y defiende sus territorios como nadie- que custodia Catamarca, la provincia que tiene más años de manejo y comercialización de la fibra ya que obtuvo en el año 2002 una autorización para hacer un aprovechamiento sustentable del recurso.

catamarca294.jpg

Herbívoros, viven de forma silvestre y siempre en familia. Los pobladores de la Puna aseguran que las vicuñas tienen dueño: ellas son el ganado de la madre tierra, la Pachamama y tienen su propio pastor, el coquena.

catamarca708.jpg

La fibra de la vicuña fue valorada desde tiempos preincaicos. El pelo es tan apreciado por su calidez: las fibras tienen escamas que al hilarlas se entrelazan y aíslan el aire. Además de su finura: mide entre 12 y 14 micrones de diámetro. En la antigüedad, la vicuña vestía al Inca y a la realeza. Pero con el tiempo, su caza indiscriminada la puso en peligro, hasta que hace unos años comenzó a legislarse en pos de su cuidado. Con ese objetivo, y recurriendo al siempre sabio conocimiento de los pueblos originarios, es que hoy se emplea la técnica de captura de vicuñas de la época prehispánica denominada chaccu o chaku (vocablo quechua) que consiste en que numerosas personas sostienen unas sogas con cintas de colores armando como barreras que van caminando por la Puna y las vicuñas caminan o corren por delante de ella hasta converger en una manga de captura. Estas mangas son como embudos con aproximadamente 1 km de largo, que se van estrechando y finalizan en un corral de esquila.

catamarca342.jpg

La fibra y prendas de vicuñas van acompañadas de tres tipos de certificados que garantizan su legalidad, diferenciándola de la fibra ilegal, proveniente de animales muertos. Estos documentos permiten determinar su trazabilidad. La trazabilidad es el seguimiento de la fibra desde su origen (esquila), traslado, transformación y comercialización hasta el producto final.

catamarca468.jpg
catamarca220.jpg
catamarca479.jpg